Cómo cultivar en casa tu propia marihuana

Siempre y cuando el proceso se lleve a cabo con la precaución pertinente, cultivar marihuana en casa es una labor que propone grandes ventajas y que resulta bastante gratificante. Lo mejor de todo es que la información necesaria para lograr un producto de calidad es bastante accesible (semillas marihuana autofloreciente), lo mismo que las experiencias de quienes ya se han dado a la tarea de reunir los requisitos para disfrutar de un cultivo interior.

Dejando claro que siempre y cuando se trate de un uso privado no tendría por qué darse inconvenientes de tipo legal, la preocupación debe centrarse en garantizar las condiciones para cosechar marihuana de calidad y para ello controlar factores tales como la luz y la temperatura son aspectos indispensables.

¿Se puede cultivar hierba en casa?

Nos centraremos entonces en un cultivo en interior pues es el que mejor se ajusta a la discreción que demanda la manipulación del cannabis, será preciso hacer todo lo que se tenga al alcance para controlar el ambiente con gran exactitud lo que en otras palabras corresponde a proponer un ciclo día/noche y a proponer una humedad, pH y potencia de fertilizante que realmente contribuyan a que las plantas “crean” que están creciendo en medio de la naturaleza.

  • Iluminación: un sistema de luces artificial es fundamental, además de un temporizador para que se cumplan las horas pertinentes de exposición, ni más ni menos. Luces LED, lámparas de plasma y luces CFL suelen ser las más utilizadas.

  • Con tierra o sin tierra: el cultivo ecológico, es decir el que usa tierra, suele ser el más amigable con el cultivador inexperto, los fertilizantes ecológicos resultan ser un buen complemento; si te llama la atención el prescindir de la tierra, entonces los cultivos hidropónicos serán los adecuados, aunque pueden resultar un poco más complejos.

  • El agua: el pH del agua es muy importante, así que se sugiere disponer de un medidor para garantizar que siempre sea el pH correcto.

  • Temperatura: calefacción, sistemas de aire acondicionado, ventiladores y sombrillas calefactoras son algunas alternativas para mantener los 27 grados centígrados, la cual es la temperatura recomendada.

  • Humedad: en interior, controlar la humedad permite controlar la aparición de plagas o moho.

Controlar el olor y el ruido

Al cultivar marihuana en interior, estos dos elementos toman un mayor valor pues son los que más podrían llegar a inquietar a los vecinos. En cuanto al olor, un filtro de carbón podría ayudar bastante, incluso más que un extractor tradicional; el ruido es otro gran reto pero se le puede hacer frente seleccionando con mucho cuidado los diferentes dispositivos que ayudarán a mejorar las condiciones de cultivo, cabe anotar que entre menos se llame la atención, mejores probabilidades existirán de mayor cantidad de cosechas y de marihuana de elevado potencial.