Cómo se regula la pesca en la Unión Europea

En primera instancia hay que pensar por destacar que la Unión Europea cuenta con 1200 puertos y la mayor flota mercante del planeta. El 90% del comercio exterior de la Unión Europea y el 40% del comercio interior se realiza por mar. Es debido a lo anterior que la política marítima interna de la Unión Europea contempla aspectos tan variados como la pesca, transporte o empleo.

En cuanto a la regulación de la pesca en la Unión Europea, existe una política pesquera común o PPC con la que se gestiona la pesca y la acuicultura, la cual se tiene en cuenta con base en los artículos 38-43 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Dentro de este estricto control, se recomienda más que nunca contar con la tarjeta de residencia comunitaria para evitar posibles problemas por parte de los trabajadores.

La regulación de la pesca en la Unión Europea

En principio esta política pesquera común está pensada en buscar los mecanismos precisos para garantizar una pesca sostenible y así acabar con cualquier clase de práctica de pesca con características despilfarradores, al igual que promover la creación de empleo y el crecimiento en las zonas costeras. Respecto a la reforma más reciente, fue la que entró en vigor desde enero de 2014.

Con el ánimo de proporcionar las condiciones legales necesarias para el cumplimiento del régimen de control de la pesca de la Unión Europea, lo que se busca con la política pesquera común es que:

  • Se vigilen las actividades para que sólo sean capturadas las cantidades permitidas legalmente.

  • Recopilar datos o información necesaria para la gestión de las posibilidades de la pesca presente y futuro.

  • Una delimitación clara de las funciones de los Estados que son miembros de la Unión Europea y de la Comisión.

  • Verificar que las normas sean aplicadas a todos los pescadores por igual sin ningún tipo de discriminación o de facilitación. Asimismo, las sanciones deben estar armonizadas en toda la Unión Europea.

  • Garantizar que los productos de la pesca puedan ser rastreados y comprobados por medio de la cadena de suministro, para así contar con un control adecuado desde la red a la mesa.

Con lo anterior, se comprende que a través de este proceso de reglamentación, el régimen se encarga de establecer un reglamento de control con el que la política pesquera que se aplica para los Estados miembros de la Unión Europea es mucho más clara compartida, lo que facilita una correcta gestión y administración de la actividad en el territorio.

Para terminar, con este proyecto se garantiza la sostenibilidad en profundidad por medio de un trabajo desde la regionalización, el cumplimiento de las normas, el uso de la ciencia sobre las pesquerías y los análisis desde el sector de las políticas públicas para el cuidado de este bien renovable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *