Diviértete con la pesca deportiva

pesca

En las películas estadounidenses vemos como actividad típica y tópica de padres e hijos la pesca, normalmente en una barca, en medio de un lago, y casi siempre con más interés por parte del padre que del hijo, pero aun así una tradición por la que parece que todos pasen tarde o temprano, primero en una posición y luego en la otra.

Pero lejos de verla como una actividad aburrida, la pesca deportiva, es decir la que se lleva a cabo por afición y no está destinada al mercado alimentario, puede ser algo no solo divertido, sino educativo e ideal para estrechar lazos dentro de la familia o en un grupo de amigos.

Un buen día de pesca nos permite compartir una actividad con ese grupo de personas, sean amigos o familia, mientras nos marcamos objetivos a superar, entramos en contacto con la naturaleza y aprendemos cosas tan importantes como la paciencia y la perseverancia.

Respetando siempre las normas que se apliquen a la zona en la que vayamos a desarrollar esta actividad, que regulan aspectos como métodos, aparejos, especies y tamaños, la pesca deportiva puede pasar de interesante a divertida cuando sirve para algo más que para pasar el rato.

Si hablamos de competición, cuando nos metemos en deportes siempre hay una federación, que es la que establece las normas y organiza actividades como campeonatos, que suponen un interesante incentivo al posibilitar la consecución de títulos y organizar a los participantes en categorías más igualadas. Además, cuando se establecen condiciones cumplirlas se convierte en el objetivo y, por lo tanto, es un aliciente que borra cualquier rastro de tedio en esta actividad.

Con cada vez más adeptos, tiene suficiente variedad de técnicas (convencional, mosca, spinning, baitcasting…), materiales y cebos (que pueden ser naturales o artificiales), lo que permite que su práctica se adapte a todo tipo de gustos y preferencias, así como a gente con distintos grados de experiencia.

Una buena muestra de que la pesca deportiva no tiene nada que ver con la comercial es la tendencia a liberar a los peces una vez pescados, pesados y registrados, aunque antiguamente lo más común era conservarlos como trofeos después de pesarlos.

Decíamos que la pesca deportiva la pueden practicar personas con distintos grados de experiencia, pero es importante adquirirla de alguna forma, si es posible estudiando sobre el tema o pidiendo consejo a los más veteranos, puesto que cada tipo de pez tiene unas condiciones óptimas de captura. Por ejemplo, aunque sea uno más bien grande, eso no significa que el cebo tenga que serlo también, pues es posible que el pez en cuestión tenga una boca pequeña a pesar de su gran cuerpo.

A medida que adquiramos experiencia sabremos qué cañas y cebos son los más adecuados, además de que sabremos interpretar los movimientos que captemos en el agua para determinar si se trata de una buena oportunidad o una falsa alarma o, por el contrario, no parece que ese día vayan a picar.

Si queremos ser unos buenos pescadores deportivos debemos saber observar, tener muy claro qué es lo que queremos capturar, cuál es el equipo adecuado para pescar a cada especie –lo que conseguiremos llevando un registro y sacando nuestras conclusiones, si es que decidimos aprender por nosotros mismos con poca ayuda externa-, intentarlo también en condiciones en las que en teoría no podremos pescar fácilmente, no dejar de aprender, leyendo y escuchando a los que son más expertos que nosotros, y sobre todo respetar el medio ambiente devolviendo a los peces a las aguas que les corresponden, puesto que se trata de que nos divirtamos sin que ellos tengan que sufrir en exceso.

Especies más habituales en la pesca deportiva

Dentro de los peces más buscados por los que practican la pesca deportiva tenemos dos grandes grupos de clasificación, que como no podía ser de otra forma son los de agua salada y los de agua dulce.

La pesca deportiva en el mar tiene como principales protagonistas a peces como el tambor negro, el lenguado, la trucha de mar, el pámpano o el pargo, mientras que en la que se practica en ríos y lagos lo que se suele capturar son róbalos, salmones, truchas de río, lucios o bagres.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *