¿Qué es una endodoncia?

Como parte de los procedimientos que son regulares en la práctica de los dentistas, hay que señalar que la endodoncia es uno de los más habituales. En ese sentido, vale la pena prestar atención a sus características principales, más que nada si se requiere de ese tratamiento.

A grandes rasgos, se resalta que una endodoncia es un tratamiento que se hace sobre los conductos radiculares por las raíces del diente, para que a partir de allí se pueda proceder en una extracción total de la pulpa dental. Con su ayuda se pueden salvar piezas dentales y también se reducen los casos de extracción.

¿En qué consiste una endodoncia?

Hay que empezar por resaltar que las endodoncias son realizadas en las piezas dentales que presentan caries profundas, las cuales propician la inflamación o la necrosis de la pulpa dental. Otro de los motivos que se pueden identificar para la aparición de pulpitis o la inflamación de la pulpa son distintos traumatismos, la adoración, la erosión y asimismo el desgaste de los dientes como consecuencia del roce entre ellos mismos e incluso la forma en que se han realizado distintos tratamientos restauradores y los materiales que se han usado para los mismos.

Tenga en cuenta que la pulpa dental es la parte que se encuentra en la zona más interior del tiempo y es aquí donde se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos. En la medida en que exista una inflamación de la pulpa se va a manifestar dolor, el cual puede experimentarse en distintos grados y en ocasiones diversas.

En ese orden de ideas, es normal que una persona pueda señalar que los síntomas están presentes al momento de enfrentarse el calor o el frío, al realizar determinadas posturas, al momento de comer o de beber, etc. El tipo de dolor que se siente le permitirá al odontólogo saber si la endodoncia es la solución más pertinente.

¿Cómo es una endodoncia?

  • Diagnóstico – En este momento, el profesional realiza preguntas del paciente respecto al dolor, la localización, intensidad, etc. Es una parte clave para establecer un buen diagnóstico y en ese sentido aplicar el tratamiento correcto. Es normal que se realizan algunas radiografías para poder verificar el estado del diente y conocer su anatomía.

  • Anestesia – Se usa en esta clase de intervención a nivel local, así que sólo se afecta el diente a tratar y la zona alrededor.

  • Apertura y aislamiento de la pieza – Se hace un agujero en la corona del diente para poder acceder a la pulpa y realizar la extracción.

  • Conductometría e instrumentación – Es el procedimiento con el que se limpian los conductos.

  • Obturación – Es la fase en donde se sella el diente.

  • Control – Se realizó una radiografía posterior una observación para verificar si la intervención ha sido efectiva.