Servicio de lavandería para restaurantes

En un restaurante el ritmo con el que se ensucian y lavan platos, cubiertos y vasos es muy elevado, hay mucho trabajo más allá del que llevan a cabo los cocineros y los camareros, aunque estos dos colectivos son los más visibles y reconocidos por los clientes.

Pero además de encargarse de dejar la vajilla lista para que otros clientes puedan disfrutar de la comida en ella con la tranquilidad de que está completamente limpia, en un establecimiento así también hay que barrer y fregar los suelos y, por supuesto, lavar manteles y servilletas, que también se ensucian con tanta frecuencia que es recomendable que el restaurante tenga contratado un servicio de lavandería que se encargue de esta necesaria e invisible tarea, y una buena opción es Bugaderiasos.net

A la hora de elegir la empresa a la que encargarle el lavado de la mantelería hay que tener en cuenta que debería ser una lavandería (y planchado) industrial, un negocio que sea capaz de trabajar con grandes cantidades de ropa –porque no solo están los manteles y las servilletas, sino también delantales y otras prendas de trabajo involucradas en el funcionamiento de un restaurante, incluso las toallas de los baños- y que lo haga a una velocidad muy rápida, sin perder por ello, naturalmente, la calidad que se le exige a un servicio profesional que, además, se encargará de darle a cada tipo de prenda, según los materiales con los que esté hecha, el tratamiento especial que necesita y que una lavadora de tipo doméstico no puede darle.

No hay que olvidar, además, que en un restaurante la ropa se acumula durante todo el día y seguro que se va manchando con vino o salsas, difíciles de sacar si no es con máquinas muy avanzadas y potentes. Por supuesto, no es una cuestión puramente estética: el cliente que se sienta a la mesa debe tener unos manteles y unas servilletas impolutos no solo por la buena imagen del local, sino también por lo sumamente importante que es, en un negocio de hostelería, evitar la transmisión de los gérmenes que hay en los restos de comida y bebida.

Si es posible, también sería muy conveniente que tuviera un servicio de recogida y entrega, algo que sin duda acortará un proceso que a los propietarios de los restaurantes les interesa que sea lo más breve posible y evitando tener que dedicar personal al transporte de la ropa sucia y la recogida de la limpia.

Más allá de los servicios obvios de una lavandería industrial también hay otros que pueden facilitar mucho la marcha de un negocio como un restaurante. Uno de ellos es la posibilidad de alquilar toda esa ropa, tanto la mantelería como la de los trabajadores, en la propia lavandería, que naturalmente también se encargará de los lavados que se requieran. De esta manera se eliminan tareas a veces tediosas como elegir mantelería tras visitar muchas tiendas o, simplemente, se deja la gestión en manos de expertos cuyas prendas recibirán el mantenimiento de la misma casa que las ha suministrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *